OTRO QUE ESCRIBE

OTRO QUE ESCRIBE

lunes, 20 de junio de 2011

Avellaneda Blues- Vazquez I- La Historia de los hombres

Avellaneda Blues- Vazquez I- La Historia de los hombres
                                                                     -------
 -¿pero por que le diste tu comida al “Gitano”?-pregunto Arturo

Porque yo no tenía hambre y el seguro que si- contesto Aníbal

-Pero  Aníbal… me cago que sos zonzo  ¿eh?- rezongo Arturo

Aníbal Vázquez callo y siguió caminado al lado de su hermano Arturo. Doblaron hacia la calle principal, entonces Arturo entro al almacén de Don Ramiro y Aníbal lo siguió.

 -Vos quedate aca y esperame-Arturo empezó a caminar por el almacén simulando elegir mercaderías para comprar. Algo que el dueño del almacén sabía de antemano que no iba a suceder. Don Ramiro tenía una doble consideración hacia esos dos chicos, hijos de Herminia Vázquez, una mujer sola con seis hijos.

Por un lado le despertaban su alma de abuelo y por otro su corazón anarquista.
 Un abuelo que no veía a sus nietos porque estaban a 400 km de distancia, en la ciudad de La Plata y el estaba allí. En Lobería. En su almacén donde entraba Arturo, buscando algo de comer.

Así lo veía don Ramiro. No sentía que Arturo le robaba,. Solo buscaba algo para comer.

Y el lo dejaba, al fin de cuentas el chico tomaba las frutas mas baratas y nunca le robo caramelos. A lo sumo alguna galletita de latas.
Arturo ya había tomado lo que necesitaba y se acercaba a Don Ramiro preguntándole cualquier cosa. Y Don Ramiro, seguía el juego.
Luego Arturo salía y corrían. Aníbal y el  corrían innecesariamente, pero sus almas de gorriones necesitaban descargar esa adrenalina.
Su madre los reprendía cuando se enteraba. Pero nada pasaba de allí
Y eso que visto con los ojos prejuiciosos del buen burgués significaba ROBAR, fue una experiencia que Aníbal llevo en su cuerpo y su mente siempre y cada vez que recordaba eso con alguien no dejaba de sentir un enorme amor por Don Ramiro. Por su alma sensible que entendía la vida del mismo lado del corazón que la entendió él, Aníbal Vázquez
Esos momentos comiendo con su hermano, guardando algo de lo que tenía él para luego compartirlo con algún amigo o con otro de sus hermanos, quedaron siempre en la memoria de Aníbal y le sirvieron para ponerse en claro que el debía ser así. Solidario.

 -¿pero por que le diste tu comida al “Gitano”?- le había preguntado Arturo y pese al reproche, de su hermano mayor, Aníbal sabía que aprobaba su acción.

Después dormían la siesta bajo un árbol. El verano en Lobería.. Cuántas maravillas tenía la vida para mostrarle. Porque la vida también le mostraba la cara dura del dolor. Del hambre. De la casa fría, de la madre que no está porque trabaja y del padre que no esta porque…Dios sabrá por qué carajo no estaba nunca ese hijo de p...


A medida que se iban haciendo mozos, los hermanos se hicieron responsables y trabajadores. Y así los consideraban en el pueblo.
Pero a ellos, Lobería comenzó a quedarles chico.  Porque los hermanos soñaban. Soñaban no con riquezas. Sino con la ciudad enorme. La inmensa Buenos Aires.
“Mama: Los vamos a Buenos Aire no te preocupes los ba a ir bien.
Te queremos mucho y te bamos a escribir y mandar plata.
Anibal y Arturo”
Buenos Aires de 1946 y Aníbal con veinte años. Allí había fábricas y habría más porque había ganado el general. Había ganado Perón y las cosas cambiarían para los pobres como Aníbal.
Peron y Evita los iban a ayudar.
Arturo consiguió trabajo lavando copas. Cuando salía de allí se dirigía a las playas de carga del ferrocarril Mitre y ponía bolsas en su hombro. A veces de cemento, a veces de papas o de semillas. Nada pesaba en esa época en la que volvía a su casa casi a las doce de la noche.
Y ese viaje a la zona de los bañados, conocida como Villa Lugano o Villa Soldati y antes como bañado de Flores, era el final de cada día.
Aníbal trabajaba de lustrabotas en la estación de Lugano. Su viaje era sin dudas mas corto hacia el hogar. Pero no la cantidad de horas trabajadas. Antes de entrar el barrio por la Avenida Roca trabajaba en un mercado de la Avenida Riestra limpiando, ordenando cajas para la apertura del negocio a la mañana siguiente.
 Vivían en una incipiente villa cerca de los barrios de los obreros ferroviarios, que fueron los primeros habitantes y hacia el sur de los construidos por la cooperativa del Hogar Obrero.
Cada peso, cada centavo se guardaba. Se cuidaba. Y si era necesario comer lo justo o menos de lo justo, se hacía. Como dos monjes que podían controlar sus sensaciones vitales, ambos hermanos trabajaban y solo consumían lo mínimo para estar arriba el día siguiente, trabajando otra vez.
 Porque ese ascetismo, era para ellos la base de un ahorro, para una vida mejor. Una vida no ascética, sino mundana.
 Esos dos hombres jóvenes, llegados desde el “interior” eran los monstruos que veían las señoras gordas viviendo en las villas.
Los “cabecitas negras” que tanto horrorizaban a los bien pensantes y sus acólitos ambos hijos no de la abundancia sino de la más absoluta hipocresía.
Y un dia de 1951, llego la posibilidad. La ciudad se llamaba Villa Domínico y allí se compraron el terreno. Y Aníbal que trabajaba en la construcción consiguió la ayuda del sindicato. Ese que Arturo desdeñaba porque lo consideraba formado por haraganes y ventajeros.
-          Nos cobran una cuota y no trabajan igual que nosotros! – bramaba
Y Aníbal lo miraba, tratando de entender esa reacción de aquella persona que el no solo admiraba, sino que quería más que a nadie en el mundo.
Pero Aníbal no pensaba igual. Creía que los sindicatos cubrían a los trabajadores, como antes Arturo lo cubría a él cuando era un niño. Se trataba de organizaciones de débiles que debían lidiar con fuerzas que los excedían en número, poder económico y poder político.
Construyeron cada uno su casa. Primero piezas separadas. Luego baño y cocina común.
Arturo conoció a Adela y se enamoró. La llevó a vivir con él y luego se casó. Y vinieron los hijos de Arturo, los sobrinos de Aníbal. Un niño llamado Raúl y una niña llamada Marta.
 Las risas en la casa, las fiestas de esa familia…
 Y un día Arturo se fue. Las noches de frío y de trabajo duro lo habían vencido.
O quizás -como decía Aníbal- se sentó al lado de Dios, porque ese era el lugar que los ángeles pobres tenían.

Aníbal  Vázquez tuvo un maestro y ese fue su hermano. Su ejemplo.
Y se hizo un juramento frente a la tumba de su hermano y es que sus sobrinos y Adela serían cuidados por él. Para siempre lo que significo que decidiese no casarse.
En el 62 ingresa a la American. Allí empieza a ganar un buen sueldo lo que le permite hacer que esas casas que él y Arturo habían comenzado a construir, crezcan, se mejoran, sepan de jardines, de cocinas a gas, de heladeras Siam…
El quiere que Adela y sus sobrinos vivan felices.
Con una felicidad que él se impondría transmitirles. Pero una felicidad que él no compartiría porque cada día le preguntaría a ese Dios impiadoso, por que se había llevado a Arturo.
 Ahora Aníbal tiene cincuenta años y Raúl el hijo mayor de Arturo, tiene más de veinticinco. Lo ha criado como a su hijo y se siente en paz con su conciencia.
Siente que cumplió con la promesa que se hizo frente a la tumba de su hermano. Viviendo con una mujer que no era su mujer, criando hijos que no eran sus hijos, pero llevando dentro de él la convicción de que eso era lo que debía haber hecho y así había sido,
No importaban las pedorretas de los compañeros. A veces hay que aceptar que no nos entiendan-pensó Aníbal sabiendo que el pelearía por Fratti.

Las Flores del Mal – Prefacio de Baudelaire


Baudaleaire fue condenado por la justicia francesa luego de la publicacion de “Las Flores del Mal”. Eso fue en 1857 y noventa años después, en 1949, la misma justicia lo absolvió.
¿Qué puede la justicia condenar o condonar en Baudelaire, aun cuando se trate de la impoluta e inmaculada justicia francesa?
Pues bien lo que condeno y exculpo es el ataque a lo que llamamos moral burguesa. El alma ordenada del buen señor que se horroriza de las ligas de una mujer o de un joven fumando un porro pero no se conmueve de los ataques de los bombarderos del Imperio matando niños.
Desde ya que a Baudelaire no lo atrapaba el fragor de la lucha social cuando escribía.
Pero su alma de poeta percibía donde debía pegar para que su palabra no fuese un floreo verbal, sino la piedra candente del maldito poeta.
Cada vez que leo el prefacio que el mismo Baudelaire escribió para su obra las “Flores del Mal”, conocido como AL LECTOR, mas entiendo que lo que quiso hacer fue conmover a través del efecto de su poesia. No a través de las palabras expresadas, sino en su golpe sobre nuestra vista y nuestra alma. En eso fue la antítesis de los poetas románticos, apegados a la expresion y a la sensibilidad de la tristeza.

“…nuestros pecados son testarudos,
Nuestros arrepentimientos cobardes…”.

Poco sirve ir a confesarse y recibir el cuerpo del hijo del buen Dios, cuando la savia del pecado esta en la misma vida que se arrepiente luego.

Y buscando conmovernos, sacudir la estupidez del dejarse estar cotidiano, hace este prefacio en el que compara al Hastio, al Tedio, al Aburrimiento con la mas peligrosa de las fieras que uno pueda encontrarse “…en la jaula infame de nuestros vicios…”.

Tan brutal que “…tragaríase el mundo de un bostezo…”.

Eso era el hastío, el tedio, la normalidad burguesa a la que Baudelaire interpelaba con sus poemas

Hermoso poeta maldito, disfrutémoslo en el prefacio de “Las Flores del mal”.

 AL LECTOR

La necedad, el error, el pecado, la tacañería,
Ocupan nuestros espíritus y trabajan nuestros cuerpos,
Y alimentamos nuestros amables remordimientos
Como los mendigos nutren su miseria

Nuestros pecados son testarudos, nuestros arrepentimientos cobardes.
Nos hacemos pagar lentamente nuestras confesiones,
Y entramos alegremente en el camino cenagoso
Creyendo con viles lágrimas lavar todas nuestras manchas.

Sobre la almohada del mal esta Satán Trismegisto
que mece largamente nuestro espíritu encantado.
Y el rico metal de nuestra voluntad
Está todo vaporizado por este sabio químico

¡Es el diablo quien empuña los hilos que nos mueven ¡
A los objetos repugnantes los encontramos atractivos
Cada hacia el infierno descendemos un paso
Sin horror a través de las tinieblas que hieden

Cual un libertino pobre que besa y muerde
El seno martirizado de una vieja ramera
Robamos, al pasar, un saber clandestino
Que exprimimos, bien fuerte, cual  vieja naranja

Oprimido, humillante, con un millón de helmintos,
En nuestro cerebro bulle un pueblo de Demonios
Y cuando respiramos, la Muerte a los pulmones
desciende , rio invisible con sordas quejas

Si la violación, el veneno, el puñal, el incendio
todavía no han bordado con sus placenteros diseños
el canevás banal de nuestros tristes destinos
es porque nuestra alma ¡ah!, no es bastante osada

Pero entre los chacales, las panteras, los podencos
Los simios, los escorpiones, los gavilanes, las sierpes
Los monstruos chillones, aullantes, gruñones, rampantes
en la jaula infame de nuestros vicios
¡hay uno mas feo, mas malo, más inmundo ¡
Si bien no produce grandes gestos ni grandes gritos,
haría complacido de la tierra un despojo
y en un bostezo tragaríase al mundo:
¡Es el Tedio!-los ojos preñados de involuntario llanto
Sueña con patíbulos mientras fuma su pipa.
Tú conoces lector, este monstruo delicado,
¡Hipócrita lector, mi semejante, mi hermano!

domingo, 19 de junio de 2011

Artaud, Poeta Negro

Artaud nació en 1896 en Marsella y a los cinco años sufrió una enfermedad que lo acompañaría en sus consecuencias de por vida: meningitis. La salud endeble no lo vencio o al menos si su cuerpo sufria, su alma parecio tener una fuerza irresistible para buscar su verdad.


En la epoca de su nacimiento, los poetas malditos franceses (Mallarme, Verlaine, Rimbaud,Baudelaire) habian fallecido,pero dejado su marca indeleble en el espiritu poetico frances y bien se dice que Artaud es un poeta maldito en caulquiera fuera el maldito sentido de esa frase.

Su enfermedad obligo a que sus padres lo llevasen a Paris donde pudo conocer al fundador de una revista llamada Demain e iniciar su intensa y potente carrera artística que incluye la literatura, la actuación teatral, la cinematográfica y la realización.

Artaud participo intensamente de su epoca y formo parte del surrealismo y en sus encuentros y desencuentros con Breton queda su participacion en la Central de Investigaciones surrealistas- a la que dirigio- y su compromiso con la revista La revolution Surréaliste

Ha hecho según indican los entendidos un enorme aporte a la teoría del teatro, pero quizás
ese es un tema mas especifico y este otroqueescribe no es la persona adecuada para opinar sobre eso.

Pero la belleza y el dolor de su poesía nos llegan a los meros mortales y aqui va poeta negro, que tantas veces me ha hecho llorar y mirarme por dentro.


Poeta negro
Poeta negro, el pecho de una doncella
te obsesiona,
poeta amargado, la vida hierve
y la ciudad se quema,
y el cielo disminuye en lluvia,
tu pluma escarba en el corazón de la vida.
Selva, selva, tus ojos hormiguean
sobre las fachadas multiplicadas
cabellos de tormenta, los poetas
montan caballos, montan perros.
Los ojos se enfurecen, las lenguas dan vueltas,
el cielo afluye a las narices
como una leche azul y nutritiva;
Estoy a vuestras bocas suspendido,
mujeres, corazones de vinagre duros

jueves, 16 de junio de 2011

Tal vez…ahora…darlo todo

Tal vez…ahora…darlo todo


Tal vez cuando nací el cielo fue cruzado por un rayo azul,o tal vez fue un dia anodino.
No sabré nunca como el Universo estaba ese dia. Y mas aun…Tal vez para el Universo ni siquiera, eso, fue un día…
Tal vez yo creí ser un cobarde y la vida me convirtió en hombre. Un hombre simple, que cree tener la capacidad de reflexionar y de cambiar.
Y la cobardía de muchos momentos fue después la tierra donde germino un cambio.
Tal vez solo quise amar a alguien y la vida me regalo hijos. Hijos a los que amo y en los que veo un reflejo de mi pasado. Un hermoso “Deja Vu” de la existencia, donde mis miradas ven algo que ya viví, pero es un error sin duda.
Tal vez no quise ser seductor, o egoísta o cobarde. Seguramente quise ser más puro, más jovial, mas afectuoso.
 Habré querido ser un cantante de rock admirado. Tocaría un instrumento importante, quizás el piano. O ser un revolucionario trotskista, alguien admirado en su valor su pureza.
Tal vez quise solo ser amado. Y en eso hice intentos, apuestas en las que fue mi alma y vida. No me ha ido mal si lo veo claramente.
Y creí que la seducción pasaba por la cantidad de mujeres y no por la profundidad de una, de una sola de ellas, que al fin de cuentas es a quien amo.
Pero eso fue el Tal Vez. Lo eventual pasado, lo desconocido pretérito.
Me interesa AHORA.
Con mi pasado sin Tal Vez. Sino Como Fue. Un enorme COMO FUE, como se hizo, como genero lo que soy hoy y otras seis vidas que son hoy.
Quiero entender AHORA ,el alma de quienes he amado, y como  sus cambios han sido vistos por mis ojos. Unos ojos humildes que nunca han tenido la grandeza de apreciar todos esos cambios.
Y AHORA ,el alma de ella.Sin Tal Vez... sino creyendo en mi Dama y el hueco de sus ojos calmos, con olor a almendra en la mirada , su piel etérea que solo mis dedos perciben y su alma de paloma, su alma libre...
Me interesa AHORA y la vida en mis nietos. La lucha de mis hijos por su propia vida.
Que maravilla ¡!- me digo y los años no me pesan sino que se colocan a mi lado como alas y me ayudan a subir y ver desde una hermosa altura los hechos con más profundidad. Con otra mirada -que solo el tiempo y lo vivido- me permiten tener.
Y AHORA es cuando estoy dispuesto a dar de mi, todo. Parece una arrogancia. Si quizás lo es  ¿ y qué?.
Voy a darlo todo, como me recordó mi amigo los otros días al contarme una de sus maravillosas historias.  Darlo todo por lo que se ama, por lo que se cree.
Con la humilde sabiduría que me indica que ese intento puede no tener un final feliz – en el supuesto caso que los finales felices existan.
¿Pero que sería esta vida sin intentos?.
¿Qué cosa fuera, la maza sin cantera?.
 ¿Que sería del amor sin la posibilidad de perderlo, de  la satisfacción sin la presencia amenazante de la frustración, y que del triunfo sin la oquedad y el vacío que nos hace sentir el fracaso?.
Darlo todo, para no sentir que no he intentado. Una y otra vez…una y otra vez
A veces, a la mañana me digo: - Levantá los brazos, carajo ¡!.
-¡ Levanta eso brazos y peleá  !
Y eso hago.
Vivo y peleo.
La buena pelea de la vida.





martes, 14 de junio de 2011

Respiro- Algo que todos hacemos , por ejemplo el otroqueescribe

Respiro-  Algo que todos hacemos , por ejemplo el otroqueescribe


Dicen que lo primero que hacemos al nacer es inhalar y al morir lo ultimo es exhalar.
Es como si el lapso de nuestra existencia física estuviese contenido en el acto de respirar.
Y al nacer lloramos y los demás rien. Al morir los demás lloran y ninguno de nosotros sabe si la muerte, nuestra muerte, llevara una sonrisa.
Respiro. Y el aire entra por mi nariz y se aloja en mi vientre o en los pulmones, mientras un sopor me invade.
A la altura de mi frente y en las sienes, siento un cosquilleo.
Respiro agitado y mi cabeza se revuelve y a veces las lagrimas visitan mis ojos.
Esa respiración remueve sensaciones y las pone sobre el cuerpo para que estén ahi. Ahora. Y ahora es cuando se las debe ver, enfrentar, asumir, incorporar.
Respiro enérgico y mis brazos acompañan cada exhalación, como si quisiese traer parte del cielo hacia mi.
Dame fuerza cielo. Dame algo de ese celeste luminoso del día con su energía infinita y una parte siquiera de la hermosa paz de tu noche. Algo de esas estrellas salpicadas que bañen mi alma ahora.
Ahora.
Mi cuello gira circular y siento un masaje en mi columna, y en lo hondo de mi nuca, alli donde yace la fuente del pensamiento. Donde siento que la mente trabaja...a veces demasiado.
Trato de callarla mirando ese punto, ese punto blanco que es luego un túnel.
Sus paredes parecen las de un esófago, y se curva de modo que no veo mas que un poco delante de mi.
Otras veces es el Universo, lleno de estrellas y mirándolas, no desde la tierra, sino desde el espacio mismo. Como un astronauta, un viajero que ha quedado ahí en el enorme vacío del Cosmos.
Tomo aire pausado, en largos círculos y cada exhalación me relaja, me quita dolores y penas y deja que entre luz a mi cuerpo.
Luz, paz…Calma.
Siento el suave silencio de la mañana alrededor mio.
Y sonrio.
Quizas hoy termine siendo un dia hermoso.



martes, 7 de junio de 2011

Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo- Einstein

Este pensamiento de Einstein estaba en mi cabeza mientras escribia la nota del blog en el que mencionaba mi compromiso de intentar cambios en mi vida
http://otroqueescribe.blogspot.com/2011/06/voy-intentarlo-otra-vez-una-reflexion.html

Y para ese intento deseo resultados distintos a los anteriores. Intentos que me llevaron a vivir cosas realmente hermosas y de las que estoy agradecido.

Pero hubo cosas en esos intentos que me han llevado a momentos de dolor.  Mios y de seres amados.
Y el dolor central nacio de la falta de integracion de todos esos intentos de distintas etapas de mi vida con cada nueva etapa.

Y no puedo vivir seccionado por periodos. Necesito integrarlos porque en ellos esta mi vida, mis amores, mis afectos, en fin, mi historia.

Ahora lo que es realmente cautivante,desafiante, es decir que no hare siempre lo mismo.

¿Que es lo que no hare igual ?
¿Que es lo que usted -señor Barranco- no hara igual hoy, respecto de -digamos- tres meses atras, o dos años atras , o diez ?

Aquella vez el rio doblaba hacia la derecha
Y esta vez tomare el camino de la izquierda
¿Cuanto de esa profunda frase de Einstein,podemos y sabemos realizar ?
¿Y cuanto estamos dispuesto a intentar ?
Porque, no hacer siempre lo mismo, implica que cambiamos nuestro modo de ver un problema, una estrategia para acercarnos a un tema, nuestra actitud para relacionarnos con otros...

Esta vez, elegiré otra nube
Quizás aquella gris que veo por allá.
No temo al gris.
¿Por que habría de temerle acaso?

Buscar resultados distintos puede significar que sabemos lo que NO queremos o que sabemos QUE queremos.
Buscar resultados distintos es animarnos a ver las cosas desde el otro lado. Quizas del lado del otro. Quizas desde un lado del que nadie miro.

Por eso esta vez
No mirare el lado de la luna
Que todos miran y yo mismo mire antes.
Mirare el otro. El lado oculto

"...no hagas siempre lo mismo...". Si hasta parece un consejo obvio de un marido o una esposa.
Suena al reclamo suplicante  de una novia, al pedido -con grado de hartazgo-de un padre.
!Y tan prontos que estamos para decir que nunca somos los mismos!
!Que este agua del rio no es la misma dos veces!
Nos escudamos en otras verdades para seguir repitiendo en circulo como el burro en su noria.
Pero, carajo! que no voy a hacer lo mismo.
Y saben por que?

Porque
...Lo intentare otra vez
la vida me lo pide
...y no morire en el intento"

domingo, 5 de junio de 2011

Voy a Intentarlo otra vez- una reflexión del otroqueescribe

Voy a Intentarlo otra vez- una reflexión del otroqueescribe


Voy a intentarlo otra vez ¿por qué no?
Intentarlo con ahínco, que la vida me lo pide.
Me pide que deje nostalgias y recuerdos que duelen y de lugar a la vida que me acompaña y me ha acompañado siempre.
Esa vida que está en mis hijos, los nietos llegados, los que van a llegar.
En los amigos que se recuperan porque la vida lo ha querido, el evento mágico ha sucedido.
Intentarlo, en mi trabajo, en mis negocios, en mis ambiciones.
Lo intentare otra vez y me canto una canción que no tiene música pero tiene letra.
Que no tiene melodía, pero tiene ritmo.
Esa canción mía que suena en mi alma a la mañana, bien temprano cuando medito y mi mente viaja o se detiene y veo un circulo, un hueco negro, fantasmas y flores, sangre y vida.
Porque todo eso veo. La canción que suena en mis oídos:
LO INTENTARE OTRA VEZ- Una canción sin música
Lo intentare otra vez
La vida me lo pide
Lo intentare otra vez, pero esta vez mejor que la otra
Aquella vez el rio doblaba hacia la derecha
Y esta vez tomare el camino de la izquierda
Otrora volé sobre el pájaro azul, aquel de mirada triste
Ahora la hare sobre el de color celeste,
de mirada penetrante.
Un día, aquella vez, ese día
Elegí el tigre, de garras abiertas
Siempre con garras abiertas
Sin importar a veces
Si enfrente estaba el amigo
O el enemigo.
Pero este día, de esta vez,
Elegiré el tigre calmo
Será tan calmo
Que cuando deba sacar sus garras
Solo será con el enemigo.
Y serán mortales
Aquella vez elegí la nube blanca
La nube que soñaba mucho
Esta vez, elegiré otra nube
Quizás aquella gris que veo por allá.
No temo al gris.
¿Por que habría de temerle acaso?
¿Porque puede traer lluvia, granizo o frio?
¿Y que?
¿Acaso mi piel y mi alma
No son hoy suficientemente fuertes?
¿Y amar, lo intentare otra vez?
No sería un intento
Si el amor no estuviese allí
No valdría la pena
siquiera llamarlo intento.
No miraría mi rostro en un espejo
Solo por vergüenza de ver un cobarde
Por eso esta vez
No mirare el lado de la luna
Que todos miran y yo mismo mire antes.
Mirare el otro. El lado oculto
Entonces deberé flotar en el Universo
y  tomar aire antes,
para luego vivir en el vacio
De ese otro lado habrá dragones, bestias nunca vistas
tesoros indescriptibles y aventuras
Sera un viaje magnifico
Lleno de adrenalina, descubrimientos
…y sorpresas
Lo intentare otra vez
La vida me lo pide
Y no moriré en el intento…